Con un toque de nostalgia hacia aquellos inventos de hielo con esencias de limón o naranja en forma cónica y que hacían las delicias del verano, recuperamos la manera de hacerlos en casa utilizando nuestros sabores favoritos con el simple método de buscar un molde apropiado y rellenarlos con la mezcla que leijas. Luego a la nevera y a pasar la tarde noche al fresquito del paladar y al efluvio de la nostalgia contándote tu propio Cuéntame. Ufff, como recordamos aquellos polos de la Jijonenca.

  • Kiwi: tritura 5 kiwis pelados y mézclalos con 4 yogures griegos y añádele azúcar al gusto. Rellena los moldes y listo. Esto mismo lo puedes con fresas, melocotones, o la fruta que más te guste.
  • De yogur: puedes coger del sabor que más te apetezca. Tan solo es batirlo y ponerlo en los moldes. Así de sencillo. El yogur coge una textura perfecta. Te recomendamos los que tienen trozos, salen buenísimos.
  • Chocolate: mezcla cacao en leche y añádele un poco de nata líquida. Pruébalo y échale azúcar al gusto. La nata le da una textura especial, te recomendamos no te olvides de ella.
  • Naranja: tan solo tienes que exprimir naranjas y añadirle azúcar si ves que van a quedar muy ácidos. Rellena los moldes y listo. En 3 o 4 horas en el congelador ya estarán listos. La manera más fácil para sacarlos del molde es dejarlos debajo del grifo de agua caliente. Saldrán sin problemas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here