Nuestro Bartender pone de fiesta su barra

Entre el glamur y lo exquisito traemos a nuestras páginas tres excelentes propuestas para los aperitivos largos de esta Navidad

Bloody Mary
El Bloody Mary es una popular creación del Harry’s New York Bar parisino, que adopta el mismo nombre que María Tudor, reina inglesa famosa por su cruel persecución de los seguidores religiosos protestantes, lo que le valió el sobrenombre de «María, la sangrienta». También hay quien opina que el nombre se debe a la crueldad de una exnovia del barman creador de dicha combinación que respondía al nombre de María. Aun existe una tercera versión que postula que el nombre obedece al homenaje realizado a la famosa actriz Mary Pickford y que el apodo obedece exclusivamente al contexto del color final que presenta el combinado.

Negroni
Sencillo y equilibrado, es considerado uno de los cócteles Italianos más famosos en el mundo. Inventado en 1919 por el Conde Negroni – quién pidió añadir a su Americano, un toque de ginebra en lugar de soda, en honor a su último viaje a Londres – el cóctel fue finalmente nombrado así en honor al Conde que le encantaba. El Negroni forma parte de la lista oficial de cócteles del IBA (Asociación Internacional de Bartenders) y los cócteles del IBA se preparan en todo el mundo siguiendo su receta original.

El Dry Martini y Luis Buñuel
El Dry Martini es uno de los cocktails que más polémica suscita entre sus seguidores. No obstante, nosotros nos vamos a decantar por el que preparaba él director de cine español, Luis Buñuel, apasionado del Dry Martini. Incluso en sus memorias, describió cómo debía prepararse: “Los buenos catadores que toman el Dry Martini muy seco, incluso han llegado a decir que basta con dejar que un rayo de Sol pase a través de una botella de Noilly Prat antes de dar en la copa de ginebra”.

Los Martinis de Buñuel se componían de Gin y unas gotas de Vermouth, a ser posible Noilly Prat. Sobre el hielo bien duro se echan unas gotas de Vermouth y media cucharadita de Angostura, se agita y se tira el líquido conservando el hielo que ha cogido todos los aromas y perfumes de ambos ingredientes.

A este hielo aromatizado le añadimos el Gin, lo agitamos y lo servimos en copas de Martini. Esta es la receta de Buñuel, y según sus propias palabras, es una fórmula insuperable. Está claro que la presencia del Martini tiene que ser testimonial, Buñuel decía:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *