Llega Enero a Próxima

De enero se dice que tiene dos caras, y de ello toma su nombre del dios Jano, del latín Janus, representado con dos caras, el mes es el espíritu de las puertas y del principio y el final.
Los propósitos de enmiendan comienzan con su primer día y con los avatares de la resaca de los fastos de la última noche del año. ¿A cuántos hemos oído decir que van a dejar de fumar o que la salud por encima de los malos hábitos o que se abre un año de oportunidades?

Para muchos este mes se inicia de buenas intenciones, de esperanzas a raudales, de un recuento de lo que fue malo en el año anterior y hay que hacerlo bueno en el venidero. Pero sin pecar de pesimistas, sabemos que la vida empieza con cada nuevo día y que ese es el primero de todos los que te quedan por vivir.

Por tanto, la oportunidad te la brinda ese enero que supone cada nuevo día y que tenemos la obligación de que sea irrepetible a todos los demás. Hay una frase de Coco Chanel que definía su permanencia en la moda: “Para ser irreemplazable uno debe ser siempre diferente”. Cualquier día lo es para que nuestra existencia no sea una lánguida monotonía. No durmamos nuestros sentidos en la rutina. Propongamos cosas distintas para cada día y hagámoslo diferente, Y antes que propósitos de éxito o de cambio, aprendamos que en los fracasos también podemos encontrar nuevas oportunidades y que de éxito también puede morirse.

Como decía o dicen que dijo la Santa de Avila: “Se derraman más lágrimas por las plegarias atendidas que por las no atendidas”. O al menos eso apuntaba Truman Capote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *