En verano la sardina pringa el pan. Así, reza un dicho del mediterráneo español que define la jugosidad de la sardina durante los meses de junio, julio y agosto debido a que con la subida de temperatura del agua el plancton del que se nutre se hace más abundante...